¿Para qué sirven? ¿Cada cuánto y por qué hay que cambiarlos? 

Los filtros de aire para cabina automotriz están fabricados con materias primas nacionales e importadas ajustadas a los estándares de calidad. El filtro polen está compuesto por un medio filtrante de tela sintética no tejida, Creado para captar partículas contaminantes en suspensión del aire (polen, bacterias, polvo, gases, humo, etc.) e impide que entren en el interior del automóvil, disfrutando de aire limpio y fresco.

¿Para qué sirven? El filtro polen impide que pasen al interior del vehículo las sustancias más perjudiciales para la salud que contiene el aire, a causa de los climatizadores y aires acondicionados, ya que si no se hace buen mantenimiento de estos sistemas, pueden producir pequeños microorganismos alérgicos para nosotros. También evita que entre polvo, polución y otras sustancias nocivas que hay en el exterior.

¿Cada cuánto y por qué hay que cambiarlos? En su mayoría, la gente desconoce que en la actualidad muchos vehículos vienen con un filtro de cabina instalado de fábrica o por lo menos, con la carcasa donde instalar el filtro. Una vez descubierto donde va situado, lo sacamos y valoramos si es necesario cambiarlo, ya que si lo soplas, se corre el riesgo de que se rompa, debido a que estos filtros son muy finos y delicados. Se recomienda reponer el filtro cada quince mil kilómetros. O una vez al año, aunque en el transcurso de los doce meses no hayamos andando tantos kilómetros. Si el automóvil se utiliza en carreteras mal asfaltadas o caminos forestales o si se frecuentan obras o zonas con mucho polvo, conviene cambiarlo antes. Es muy importante respetar los cambios. De no hacerse así, los problemas alérgicos se agravaran, se dificultará la eliminación del vaho del parabrisas y a ventilación del vehículo en general.

63166 View

Leave a Comment